viernes, marzo 02, 2012

Renton



Tú un día de junio de 2005
Tú con tu hermana
Tú pelirrojo y pequeño
Tú y tu rabito torcido
Yo sosteniéndote por primera vez
Yo poniéndote nombre
Tú llegando a casa
Tú asustado pero curioso
Tú soportando el envite de Sansón
Tú y tus orejas enormes
Tú y yo ovillados en la cama
Tú creciendo
Tú eterno cazador
Azote de periquitos
Atila de insectos
Tú saltando por el pasillo
Tú maullando agudo
Tú morrudo
Tú ojos verdes
Tú adolescente
Tú sombra chinesca tras las cortinas
Tú funambulista del vértigo
Tú gastando la primera de tus siete vidas
Tú hospitalizado
Tú volviendo a casa
Tú impregnado de una melancolía atigrada que ya nunca te dejaría 
Tú conmigo en la corrala
Tú yonki del sol
Tú revolcándote feliz en el terrazo
Tú lamiendo con gula las baldosas
Tú escocés indomable
Dueño de secretos
Hurtador de cerveza
Tú enhebrador de vientos
Contador de estrellas
Superviviente del Nostromo
Tú acompañando mi caos
Tú paseándote por mi calma
Tú cumpliendo dos años
Tres años
Cuatro años
Tú soportando una primera mudanza
Tú asustado
Tú buscando tu sitio en mitad de una casa nueva
Tú acogiendo a Bruno
Tú desaparecido en un día nevado
Tú volviendo
Yo respirando otra vez
Tú corriendo por la terraza
Tú y yo persiguiéndonos por turnos
Tú enamorado del sol
Tú dormido en tu cojín
Tú fotogénico insultante
Tú cumpliendo cinco años
Seis años
Tú soportando la segunda mudanza
Tú buscando de nuevo tu sitio
Como yo
Tú saltando entre los sillones
Tú cuidando de Bruno
Tú conteniendo a Sansón
Tú acróbata de lo velado
Tú maullando en la puerta de mi dormitorio
Tú eterno goloso
Tú jugando con el árbol de navidad
Tú devorando tu regalo de Reyes
Tú tranquilo
Tú suave
Tú guardando un secreto oculto entre tus pequeños riñones
Tú maullando lánguido un 26 de febrero de 2012
Tú agazapado y rodeado de vómito
Tú camino de urgencias
Tú apenas respirando
Tú tambaleándote en la mesa de la consulta
Tú inyectado y escaneado
Tú con el cuerpo dejándote en la estacada
Tú solo
Tú rodeado de gentes y ruidos extraños
Tú sintiendo que te vas
Tú peleando
Yo agarrándome al clavo ardiendo de ese paso casi inaudible
Tú y yo
Tú cayendo sobre la pendiente implacable de un 29 de febrero de 2012
Yo latiendo al ritmo de tu desdibujo
Tú apenas consciente
Tú moviendo el rabo sobre las ondas de mi voz rota
Yo tomando la decisión más dura de toda mi maldita vida
Tú quedándote dormido entre mis brazos
Tú viajando camino de tu última casa
Tú ovillado tranquilo mientras la suave tierra te iba cubriendo
Tú dejando un vacío de silencio pegajoso
Una marea de tristeza asfixiante
Un realidad indigerible
Dos compañeros de bigotes mudos
Y una ciega de tu naranja calmo.


Madrid, después de días de una primavera inesperada
Ha vuelto a cubrirse de plomo y silencio.
El Sol anda buscándote
deshecho y torpe,
como yo.


3 comentarios:

Juan Manuel Candal dijo...

"We'll meet again,
Don't know where
Don't know when.
But I know we'll meet again some sunny day.
Keep smiling through
Just like you always do,
'Til the blue skies
Drive the dark clouds far away."

HoscuraH dijo...

...
"Keep smiling through, just like you always do,
'Til the blue skies drive the dark clouds far away."

Gracias otra vez, Juan...

Juan Manuel Candal dijo...

Releyendo un poco, pensaba que:

"Dos compañeros de bigotes mudos
Y una ciega de tu naranja calmo.

Madrid, después de días de una primavera inesperada
Ha vuelto a cubrirse de plomo y silencio.
El Sol anda buscándote
deshecho y torpe,
como yo."


Es un muy emotivo final. Me alegra este post, por paradójico que suene. Me alegra porque la habitación se ve en más transparente que nunca.