martes, julio 13, 2010

Madeja

Deshacer una vida.
Descomponer la cuidadosa madeja con la que hemos tejido setecientos treinta días.
Tirar de un hilo cortante e ir contemplando cada sección con los dedos ensangrentados.
Lentamente.
Como las imágenes de una moviola.
Los guiños
Las esperas
La primera mirada
Las cervezas interminables
El tiempo inexistente
La primera vez
Sushi
Las estaciones de tren
Las mentiras
Los errores
La vuelta
Hacer el amor en mitad de una tormenta de verano
La confianza
La desconfianza
Los silencios
La bruja del agua
La lluvia de palabras
El chorizo a la sidra en un hervidor
Una película para dos
Lo innombrable
Largos interminables de piscina
Fotos
Capturas
Corrala
El 25 de septiembre de 2009
Un armario blanco envejecido
Bruno
Un Chester color chocolate
Denso
Las lágrimas
Bicho
Las carcajadas
Las equivocaciones
Hacer el amor el día después de un accidente de tráfico
Hacer el amor despacio
El tranvía
Los gritos
Kill Bill
21 gramos
Los conejos contemplados por el cristal
Los bocadillos de embutido con tomate
Lo que se calla
Lo que se recuerda
Shishe
El Canal Cocina
No avanzar
No retroceder
Renton desaparecido
Renton reencontrado
Un cajón color granate
Una cama interminable contigo dentro
Los sueños
Dónde estoy?
Dónde estás?
Puedo?
Mesaparados
Me sEparados
….
Duele todo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Caras largas, desconcierto, soy frío, soy duro, implosivo, no estoy o estoy demasiado, no subes a mi casa, se acabó, es mi amigo, es mi ex pero en realidad no, no me des la mano, nosss, blanquita, tu cuello, sonrisa ventrilocua, cartas de amor en la estantería, frases secretas entre los muebles, sms´s a hurtadillas, perdones que perdonan lo perdonado y ... sms´s a hurtadillas, escritos entrelazados, celos emborrachados, cajas de galletas vacias, vofetadas en la cara, no vengas, no me toques, fotos entre los huesos, pizza en la papelera, comida seca en la alfombra, escondites, mentiras, engaños, olvidos, no dichos, vivimos si, vivimos no, aquí si, aquí no, te chupo el plato que es maltrato, cuidado que ahora me vengo, paga tu :), cuando yo digo, cuando yo quiero... biche biche, shishe shishe... nunca te acerques a unos ojos que son capaces de mentir con un "te quiero".
Duele todo... si

Editorial Reina Negra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Manuel Candal dijo...

Estimada compañera de letras, suelo seguir con afición este espacio suyo y muchas veces no
comento luego porque no es tan simple seguirle el tono.

Pero, en este triste e inmensamente bello post suyo, cuando finalmente me decido, encuentro que un/una anonimo/a (es difícil determinar el género) ha comentado el hermoso texto que ud
hubiera publicado con otra suerte de "prosa poética".

Debo admitir que este tipo de respuestas suelen parecerme del peor gusto, ya que uno debiera
-creo yo- limitarse a callar o comentar lo dicho, pero esta personalidad, desde las sombras, ha hecho otra maravilla al invocar una imagen en particular.

"te chupo el plato que es maltrato" es una genialidad de la poética. Casi erótico, lleno de
complicidad, se nota que el/la poeta comprende la epifanía de la imagen de ese otro chupando
un plata. ¡Claro que ver semejante cosa es maltrato! ¿Cómo no amar a alguien que tiene tal desparpajo y es capaz de semejante gesto? La verdad, esa línea me ha dejado obnubilado por la potencia de la imagen -tan perfecta, tan bella- que invoca (y de paso compensa algunos

momentos un poco tontos como "perdones que perdonan lo perdonado" -pareciera que esta/o
señorita/o no conoce el significado de la palabra "sinónimo" y utiliza definiciones que definen lo definido. O "sms's a hurtadillas", propio del lenguaje de un niño de ocho años y encima se repite al momento.)

Me queda la duda sobre "vofetada". El golpe de palma se escribe "bofetada" -cosa que estoy seguro que el talento que escribió esto ya sabrá, así que sospecho que se trata de un neologismo y soy yo el que no lo comprende-. Quizás la/el escriba sienta tal repulsión por la violencia que no puede nombrarla siquiera (no parece casualidad que justo esa fuera con error de ortografía).
También hay una paradoja un poco manida en la advertencia del final "nunca te acerques...", pero sospecho que es un guiño dadaísta y entonces tiene algún sentido.

Párrafo aparte para todas esas GENIALES metáforas sobre la condición humana que esta
autora/autor hace sobre los comestibles. Ejemplos:

"cajas de galletas vacias". Lo entiendo como que una excelente alegoría sobre el hombre.
Alguien que debiera ser contenedor (caja) de algo específico que se verterá/confiará en él (galleta) pero carece de cualquier contenido propio (por esa está "vacía"). El uso del plural hace pensar que habla del género masculino en general, claro.

"pizza en la papelera". Por contraposición, alegoría sobre la mujer: algo que está a punto, algo
sabroso y apetecible (pizza) se encuentra encerrada en un lugar espantoso, rodeada de microbios y aprisionada entre restos ajenos de basura (papelera). Aquí es donde la sensibilidad femenina del/la escriba se hace más notoria y tiendo a pensar que es una poetisa.

"comida seca en la alfombra". Llega acá a la síntesis final de los dos argumentos previos. Remite a todo aquello que debería llegarnos fresco y en buen estado (comida) pero que ya viene demasiado jodido de fábrica o conservación (seca) y por lo tanto no tiene más que terminar hundiéndose en un medio inerte (alfombra).

Estimada Hoscurah, pensaba hablar sobre su bello y triste texto, pero al leer luego esta otra entrada -que no por ser amateur y un poco ramplona deja de tener el encanto de los clichés-, quedé eclipsado por esta señorita amiga que le comenta.

Saludos a ambas,


JM